Desobediencia

Ser fiel a uno mismo es un tema jodido. Es como llevar un personaje de rol. Kin el Bravido es una persona que una vez que quiere a alguien, no puede poner freno, aunque la otra persona no corresponda o incluso le pueda odiar.

Todo el mundo tiene problemas con alguien y la convivencia es difícil incluso cuando apenas existe en el momento en el que surje la chispa de la desavenencia. Hace ya un tiempo, una amistad se rompió y terminó como suelen acabar estas cosas, porque cuanto mayor ha sido el cariño mayor es la energía de los sentimientos para el rechazo. Pues yo, aunque esa persona me expresó que no quería seguir teniendo contacto conmigo no puedo evitar seguir con ganas de arreglar las cosas, aunque los sentimientos no sepa por donde andarán.

De nuevo mi cabeza me dice que es mejor intentar las cosas, pero acabo desobeciéndome e intentando retomar los contactos. Nunca aprenderé.

~ por Kin El Bravido en 08/07/2008.

 
A %d blogueros les gusta esto: