…y… ¿si nos liamos?

No siempre he sido un hombre de éxito, hasta leyendo este término me disgusta. Realmente he hecho mucho el tonto hasta tener un método de entrarle a una chica. Ayer, me recordó un amigo una noche subrealista, otra de tantas, y esta va de calabazas.

En esa noche, tras beber como unas perras de nuevo, acabamos dos chicas, un amigo y yo, en lo que ahora es el Góngora Café. La cosa es que nos encontramos a ellas en los pubs de Ciudad Jardín y como teníamos ganas de más fiestas e íbamos en la misma dirección nos acampañamos. Yo iba hablando con una, que para colmo era ex de un amigo mío, mientras delante mía mi compañero de juerga hacía lo propio con otra chiquita.

Una vez dentro, pedimos unas copas y la chica con la que hablaba miró hacia una dirección señalándome algo: en esa noche uno ya había triunfado. Estaba en una nueva y jodida situación, sin poder hacer chistes y reirme con mi colega, porque él estaba en su lío. Sin poder volverme porque estaba recién llegado, y con una chica con la que no compartía casi nada. Poca cosa podía hacer…me puse a bailar con ella y a intentar divertirme. Al poco rato y con otro cubata dentro se me fue….la miré a los ojos, acerqué la cabeza y cuando ella levantó la suya dije: …y…¿si nos liamos?

– No, Joaquín, no es una buena idea. – Algo así dijo, pero no me pidáis más -.

– No, sino me gustas, pero como estaba aburrido y no sé qué hacer ya para no haber venido para nada aquí, porque bailar no es lo mío, me decía yo si hacíamos otra cosa…

Realmente estaba siendo sincero, esa chica nunca me había entrado por el ojo ni por otro lado, pero es que estaba tan aburrido que por lo menos era una graciosa batallita que contar. Si lo analizo desde un punto de vista de técnico en caza nocturna no lo pude hacer peor: falta de confianza en mí, falta de valoración a ella – ya que estoy aburrido, algo de sexo no viene mal -, pesadez, etc…Con lo fácil que hubiera sido decir que te estás poniendo malo y tirarte más rato durmiendo.

Por el camino de vuelta le pedí perdón muchas veces, supongo que eso la rayaría más. Gracias a Dios no me la he vuelto a encontrar en mi vida, porque seguramente siempre me asociará a esa noche.

Lo peor de estas cosas es que luego se saben y hay cachondeito, el último ayer noche, menos mal que el que tiene la buena memoria del grupo soy yo y no se acuerdan ni de la mitad de mis cagadas…

~ por Kin El Bravido en 27/02/2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: