Aquel loco cumpleaños…

Hoy es el cumple de un colega mío – ¡Felicidades! Y bienvenido a los 29, Rafa -. Siempre que me acuerdo de su cumple, viene a mi cabeza aquella noche de celebración. Fue el último sábado de salir antes del mes intensivo de exámenes y reconozco que es de esos que no haces nada especial, pero cada vez que lo recuerdas te nace una sonrisa.

La noche nació como otras tantas, botellón hasta que nos quedabamos sin hielo o hasta que no encontrábamos el hielo estando delante nuestra. Una vez finalizado este paso, recuerdo – que es difícil – acercarnos al entonces pub llamado “La cucaracha”. Allí más o menos lo mismo que fuera, pero bailando. En esas, comienzan las cosas raras. Uno va a coger un cigarro del suelo, porque se le acaba de caer recién encendido y lo coge con dos dedos – al revés, agarrándolo de lo encendido -. Lo mejor es que se dio cuenta cuando se lo acercaba a la boca, sintió el calor cerca de los labios, resultándole dos vejigas terribles en los dedos índice y corazón. Esto es  muy divertido, menos para el que le pasa. En esas llega uno y dice: allí al fondo hay un grupo de tías y yo creo que alguna querrá tema. Así que como viles buitres nos presentamos a aquel grupo de chicas, de belleza mediocre y arrabalera, con el único fin de divertirnos como fuera.

Las chicas eran todas iguales: mal pintadas, mal vestidas, no muy guapas – ¡coño, igual no eran de Córdoba de nacimiento! y lo mejor eran los nombres, porque todos sonaban igual: Paqui, Rafi, Mari, Patri, Paqui, Fati….

Así que uno cogió a Rafi por banda y se pusieron a bailar MUY pegados, muy mucho; y viendo yo que maricón el último, me fui a por Paqui, que veía yo que era la que más clase y presencia tenía. Me acerqué y vi que era parca en palabras. Tenía poca conversación, bueno casi ninguna. Así que como no sirvo para investigador privado, decidí dejar de interrogar y ponerme a bailar con ella. Viendo que la cosa estaba jodía, me decidí por hablar con Rafi, me acerque y le dije:

– Me mola mucho la Paqui – ¡qué rídiculas estas conversaciones de barra! -, pero está muy sosa, ¿le pasa algo?.

– Es que a Paqui si no le entras fuerte, no consigues nada.

– Pues ahora se va a enterar.

Me acerqué a ella y me puse a bailar como un auténtico gigoló, contorneando mi cintura, agitándo rítmicamente mis hombros, era el puto Zoolander. Cuando estaba a escaso centímetros, me puse a bailar mirándola a los ojos – creo que le está gustando este baile-cortejo, pensé -. Cogí su cabeza con mi mano derecha, arrimé mis labios y los uní a los suyos con alto frenesí. Acto seguido podía notar como sus dos manos empujaban mi pecho, intentando separarnos. Algo había ido mal, ¿pero qué? Ella me soltó:

– ¿Pero qué hacehh?

– ¡Ná, tú habla con tu amiga Paqui, que me ha dicho que te entre fuerte!

– ¡Será guarra!

Entonces se fue para ella y se pusieron a hablar. Estaban discutiendo, estaba claro que algo no había entendido yo bien o Rafi se explicaba muy mal. Me di cuenta que nuestra gente quería irse para otro lado, y continuamos la noche en el centro. Alguien comentó que el que había estado bailando con Rafi tenía la marca del cordón del tampax en la pierna y fue el tema recurrente de la noche para reirse.

La vuelta a casa la recuerdo como tantas otras, volviendo y devolviendo para intentar estar lo más sereno posible al día siguiente. Siempre tuve facilidad para el vómito, lo cual me evitó grandes resacas y estar ebrio más tiempo del debido. En esa gran noche, el premio cayó en el cesped de la Victoria. Recuerdo aún el cigarrillo que fumé tras el vómito para quitarme el sabor, y en cierto modo lo echo de menos, porque hace ya mucho que no fumo.

Hay veces que uno piensa que le gustaría volver a esos tiempos, pero es que da tanta pereza emborrarcharse, pasar frío y tirarse uno toda la noche bailando….Creo que acabo de cumplir otro año más recordando esto. Creo que voy a acostarme.

Anuncios

~ por Kin El Bravido en 25/01/2008.

2 comentarios to “Aquel loco cumpleaños…”

  1. Hey, tío menuda memoria!, no recordaba la mitad de ese día. La verdad es que nos hinchamos de reír con las poligameras. Un saludo y que sigas contándonos historias desde esta web, tu amigo Rafa.

  2. No quería poner que eran del Polígamo, vaya a ser que me lean :D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: