La Carpeta

Para poder entender la siguiente imagen hay que conocer la situación. Acababa de abandonarme una chica por mi mal caracter – bueno, eso pensé yo, después la sombra de su exnovio y los comentarios de sus amigos, me dieron otra versión -. Ese amargor del abandono, unido a un mes sembradito por ella con falsas esperanzas, me hundieron ese septiembre, me quitaron las ganas de salir a la calle y me abandoné bastante… En octubre, decidí remontar vuelo y reirme de lo que me había pasado. Ese Kin había muerto y había que plasmarlo. Así que plagué de esquelas con mi nombre la carpeta:

Por si no las leeis bien, los textos de despedida son (de izquierda a derecha y de arriba a bajo):

  1. La Jijonenca agradece que les partieras los piñones, nueces y almendras con que elaboran sus productos navideños.
  2. Dragados y Construcciones agradecen que les prestaras su grúa y se despiden.
  3. Todas las madres quisieran haber tenido un hijo como tú.
  4. El olivar andaluz quiere demostrar su agradecimiento por sus labores en el vareo de la aceituna.
  5. Las Selecciones Nacionales Femeninas de Aerobic de Suecia, E.E.U.U., Francia, Eslovenia, Jamaica, Brasil y de España no la olvidan.
  6. El Cuerpo de Bomberos de Córdoba quieren agradecer el valor y sobre todo el aporte de espuma del fallecido en el incendio que se produjo en la Sierra de Córdoba.
  7. Excavaciones Petrolíferas Kuwaities agradece los trabajos de perforación en las zonas más profundas del Mar Arábigo.
  8. Marineros en acción desean que haya donado las partes de su cuerpo que no conocieron en vida.

Sí, todas hablan de lo mismo. Lo mejor de esta carpeta era las utilidades que le fui descubriendo. Si la ponía para reservar sitio en la biblioteca nadie se atrevía a retirármela, era perfecto por si tomabas un descanso un poco más largo de lo debido. Además era divertido reservar un sitio con ella, y ponerse uno enfrente… Veías como la gente se acercaba a la mesa y al mirar la carpeta se le abrían los ojos como platos, en especial en ETEA, que había más niñ@s bien. Luego, una vez sentados, buscaban en la sala al ser retorcido que forraba su carpeta con eso, porque casi nadie se paraba a leer que todas tenían el mismo nombre y que todas tenían mensajes poco corrientes en estos casos, vamos que eran de broma.

Aún la tengo por casa y me ha venido bien echarle la foto, porque alguno me preguntó por ella, aunque la he subido por K.

~ por Kin El Bravido en 22/01/2008.

2 comentarios to “La Carpeta”

  1. Qué grande la carpeta tío. Dejando de lado el motivo de por qué la forraste con esquelas, cosa que por cierto no sabía, la carpeta era la leche, me pareció de un humor negro brutal. Ya no tanto porque apareciera tu nombre sino por los mensajes que traían explicando que te había caído encima una montaña de aceitunas y cosas así si no recuerdo mal.

    La verdad mirándolo ahora con lo que has escrito, seguro que sacarías mas de unas risas de un momento duro gracias a la carpeta.

    En fin tío, un abrazo y que sepas que sigo leyendo por aquí :e

  2. […] Una carpeta forrada de esquelaskinelbravido.wordpress.com/2008/01/22/la-carpeta/ por hengeyokai hace pocos segundos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: