El Puente

Hoy todo el mundo con el que me encuentro me comenta lo mismo, ¿has visto el Puente Romano? ¿Te gusta? Parece que todos queremos confirmar lo que nos parece, y transmitirnos la certeza de que es horroroso y que resulta un atentado visual, para quienes lo recordamos y pasamos por encima tantas veces.

Es hora de dar mi opinión, que es de calle, pues ni soy experto, ni entendido, ni comprendo excesivamente de arte o arqueología, y es tan válida como la de cualquier otro. El Puente Romano, que no es romano, no se ha rehabilitado, se ha hecho nuevo por partes. Lo más hablado, el suelo, – es demasiado vistoso -, que aunque me han explicado que es nuestra piedra más representativa, yo – iluso de mí- pensaba que el adoquín que anega nuestras calles sería más típico. Los faroles nuevos son más propios de una tienda de decoración de unos grandes almacenes, que basados en los candiles, como también he leído. Una caja rectangular no podrá nunca compararse con esas bonitas farolas con su luz alta, que en los días de niebla daban un toque romántico al río. La necesidad de poner bancos en el puente aún podría comprenderla, pues ahora es del dominio del peatón, pero por mucho que la he meditado, no se me ocurren unos bancos peores que colocar. En mi hipotético puente de gris adoquín y esbelto farol , colocaría un banco negro de forja como hay en tantos parques de Córdoba. Puede que muy visto, pero también muy de aquí, de ningún modo ese banco de gimnasio, por muy romano que sea. Por último, los laterales del puente, lo que se llamarían las “barandillas”, es imposible que se vean más artificiales de como están. Están tan nuevas que quitan credibilidad a la edad de la obra. El exterior, que no es chico, si ha sido de mi agrado, me ha pasado al revés que con Miraflores, que es feo por fuera y bello por dentro.

Y hablando de Miraflores, es como si este hubiera poseído al Puente Romano forrándolo de modernidad, de esa cuya belleza la gran parte de los cordobeses desconocemos. El puente ya no es el mismo, se ha ido a un quirófano a estirarse los “ladrillos” y a ponerse bótox en los arcos, y ahora no lo conociera ni su cónyuge. Mi esperanza ahora es que envejezca pronto, que el granito se ensucie, que los pasamanos se carcoman, y que por lo que sea tengan que quitar esos bancos e iluminaciones, todo para que mi puente vuelva.

Rosa, espero que los cordobeses no te recordemos por la que nos hizo dejar de mirar al río, porque nos lo llenaste de adefesios de puentes.

Edito,- gracias, Ana -, espero que estos politicuchos no nos afeen el río.

~ por Kin El Bravido en 11/01/2008.

8 comentarios to “El Puente”

  1. Yo aún no lo he visto en vivo, pero casi me da miedo. La de veces que he paseado por ahí con mis primos… A mí me parece una total aberración, han transformado algo único del siglo I en una auténtica mierda del siglo XXI.

  2. Si los romanos levantaran la cabeza…

  3. menos mal que no les van a dejar tocar la mezquita que si no, son capaces de borrarle las rayas de los arcos y ponerles azulejos de flores.

  4. Antes de hablar, infórmate: la reforma la ha hecho la Junta, no el Ayuntamiento, así que la alcaldesa no tiene culpa ninguna…

  5. Efectivamente Ana, la reforma la ha hecho la Junta, pero bueno, tampoco es para tanto que Kin se haya equivocado, no creo que sean modos entrar en casa de uno y decirle lo que tiene que hacer antes de que pueda dar su opinión en su propia casa, más que nada porque así lo que se dice pierde peso y además, entre tú y yo, no es de buena educación.

    Respecto al puente Kin creo que ya sabes mi opinión, aunque me gustaría hacer algún comentario al respecto. En primer lugar, me gustaría que todo aquél comentario reaccionario que pueda hacerse se medite un poco antes y se vea la obra de rehabilitación del puente de manera global (como tú has hecho), y es que lamentablemente para mí, los reaccionarios de esta ciudad, desde uno y otro (opiniones a favor y en contra) lado han mandado al carajo el posible debate (a mi juicio muy enriquecedor) que se podría haber planteado sobre maneras de conservar el patrimonio histórico de nuestras ciudades.

    Coincido contigo en la mayoría de las impresiones que tienes sobre el puente, yo no soy ni de lejos arquitecto pero es un mundo que me apasiona, para el que tengo cierto ojo crítico y ante el que evidentemente me permito opinar como puede hacerlo todo el mundo. Para mí la reforma del puente desde un punto de vista global me parece muy buena, pero mucho, y mis quejas y lamentos tan sólo se dirigen al tratamiento hecho en la plataforma del mismo. Creo que Cuenca se equivoca en este caso, efectivamente ha usado el material que debía usar, es el tradicional que siempre se ha empleado en Córdoba, es el que llevo pisando desde que era chico y que encima pisaron mis abuelos, pero no así, mal en el diseño, que aunque ofrece unos buenísimos resultados en cuanto accesibilidad y comodidad para el viandante, hace que el puente pierda identidad histórica, cosa muy grave en una obra de 2000 años de antigüedad, además cuando en Córdoba contamos con diseños de pavimentos (en sus vertientes de material y de técnica constructiva) que cumplen esos requisitos y además resultan identitarios de un patrimonio arquitectónico común. Con el pretil más de lo mismo, y respecto a las farolas, sí, también coincido, pero sólo en parte. Me parece acertadísima la idea de poner farolas a ras de suelo, eso hace que desde la lejanía las farolas no rompan el perfil original del puente, otra cosa es el diseño, en el que sí estoy contigo, lo bueno hubiese sido recurrir a lo que aquí tenemos, el farol modelo naranjo.

    Pero eso, mejor opinar con argumentos válidos y contrastados y siempre desde el respeto hacia un gran arquitecto como es Juan Cuenca, que aunque aquí haya podido equivocarse al asignarle un estilo arquitectónico de nuestro tiempo, basándose en la idea de un puente vivo, cambiante con el tiempo como demuestra la historia, se merece el respeto que como profesional con un largo y muy valorado currículum tiene. Y es que he leído y escuchado auténticas barbaridades estos días, ¡qué poca formación cultural tiene la gente de esta ciudad por Dios! lo que había antes de la reforma en la plataforma era una auténtica vergüenza, y si se defiende que la intervención no ha sido correcta no puede decirse que lo que había antes era como el puente debía de estar (¡¡incluso amigos míos me han dicho que la calzada de entonces era romana, gente de carrera!!, vamos a ver, antes el puente tenía en sus irrisorias aceras una mierda de baldosines de 20×20 cm como los que podemos ver en cualquier acera de cualquier barrio, y eso de histórico y de evocaciones sentimentales poco. Los adoquines se colocaron con motivo de ser el puente usado como carretera nacional, exclusivamente para que el por entonces incipiente tráfico motorizado pudiese ir matando poquito a poco a nuestro puente con el largo paso de los años, y es que el adoquín es un pavimento que se emplea para tráfico rodado, con lo que veo estupendo que se haya eliminado.

    Pues nada más, un poco de sana información sin intereses partidistas no esta mal de vez en cuando. Saludos Kin.

  6. Vuelvo a escribir aquí porque he releído mi comentario y creo que puede parecer que te llame reaccionario, todo lo contrario, aclaro que la tuya me ha parecido una opinión razonada desde una perspectiva global, y a quién ataco son a los que sin bases argumentales mínimas se han dedicado a echar por tierra una labor de rehabilitación muy completa, recurriendo únicamente al insulto y la burla fácil.

    Espero que hayas sabido interpretar mis palabras Kin, si no te pido disculpas.

    Saludos!!

  7. Para Ana:

    Agradezco la correción, perdona mi desinformación. Es cierto que cuando se presentó el proyecto escuché a Rosa decir que no le gustaba, así que yo mismo me he contradicho y me he desinformado. Espero no estar volviéndome un fanático.

    Para Lamalgama:

    No me ofendo de ningún modo. El puente de lejos está precioso y no puedo criticar a un arquitecto que sabe más que yo de puentes.Sólo destaco las 4 cosas que no me gustan: suelo -aunque pienso que se pondrá oscuro y bonito -, barandas, faroles y bancos.

    Mañana, sino llueve, aprovecharé para dar un paseo largo por él, que para eso lo han reformado y con eso me quedo, que para eso procuro ser pragmático.

  8. […] vez valorado que el Puente me sigue sin gustar por lo que comenté hace ya unos días, pero que para moverse está muy bien, aunque no tenga papeleras, comento la manifestación esta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: