Ser feliz. 2º Cap.: Entorno

Ayer domingo, pasé un día estupendo viendo a la familia de Encinas Reales, un gran pueblecito a 12Km de Lucena. Entonces me acordé de que nunca he hablado de a quienes hay que cultivar en esta vida – cuando hablo de cultivar es darle lo mejor de ti, quererlos y procurar que la relación sea la mejor -. Con lo que voy a decir no estoy descubriendo nada, pero igual si un adolescente cabreado con el planeta y con sus padres llega a mi humilde blog, espero que mis palabras le ayuden a reflexionar.

Lo primero en esta vida es la familia, porque siempre va a estar ahí. Y además, pensando de manera egoísta, porque están obligados a quererte. Ellos te querrán con un mínimo de atención tuya, y cuanto más des más recibirás. Volviendo a ser egoísta: querer a tu familia es una inversión casi segura. Nunca es demasiado tiempo para pasarlo con ese tío tuyo tan mayor, y a veces tan pesado. Con los años me he dado cuenta, que todos los ratos que no pasé con mi abuela los he perdido, y que cada minuto que estuve en su casa, es un bonito recuerdo que guardo con mucho cariño. Ayer volví a ver a mis primos, algunos hacía más de 10 años que no los veía, y fue estupendo. Este año, no voy a perder la oportunidad de veros más a menudo.

El segundo grupo, un paso atrás del primero son los amigos. Te va a costar, pero primero tienes que aprender a diferenciar bien, y lo más probable es que te lleves algún palo entre medias. Un amigo es aquel que va a estar contigo cuando estés de fiesta y cuando tengas un marrón gordo o un momento malo. Los que están sólo cuando estás de fiesta y para las “buenas” no son amigos, llámalos de otra manera: “amiguetes”, “coleguillas” o como veas. Muchas veces pensarás que estás con un auténtico amigo, pero el tiempo que pasais sin llamaros, su respuesta ante un problema o las ganas de arreglar vuestros mosqueos te ayudarán a saber si malgastaste ese cariño o realmente era alguien que te valía la pena. Son importantes porque hay veces que tu familia no puede estar ahí ayudarte, y además, con los amigos pasarás gran parte de los mejores momentos de tu vida porque son a los que les dedicas gran parte de tu ocio.

Por último, el tercer grupo fundamental son los compañeros de trabajo. Estos también son importantes en tu vida, porque si no hay buen ambiente de trabajo pasarás amargado un tercio de tu vida. Y volviendo al interés, en caso de que no seas capaz de dar cariño, te conviene que tus compañeros de trabajo funcionen bien contigo por el bien de tu puesto. Un amigo me comentó que es mejor que un compañero de trabajo se convierta en amigo, a que un amigo acabe siendo compañero de trabajo; al principio pensé que no, pero las relaciones en este sentido – amigo –> compañero de trabajo – que he conocido, ya no han vuelto a ser como eran antes.

Anuncios

~ por Kin El Bravido en 24/12/2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: