Mi tío José

Mi tío José era el recopetín y eso que lo conocí poco, porque murió cuando yo tenía sólo 10 años. Era todo cuanto yo quería de un tío carnal, porque me dejaba hacer las cosas que mi abuela y mi madre no querían: me llevaba en moto a las granjas a ver perros y cerdos – incluso podía jugar con ellos -, me sentaba en su moto cogiendo el manillar a gran velocidad, me permitía beber todos los refrescos que quisiera…etc…También me decía cosas interesantes, por ejemplo él me enseñó que llevar el pendiente en el lóbulo derecho de al oreja, era de mariquitas y cuando me lo hice, bastantes años después, tenía claro en qué oreja me lo haría. Además era un manitas, arreglaba bicis, motos, pintaba en mi casa, vamos era como tener a Mc Gyver con pinta de tipo duro en casa. Su aspecto era muy rockabilly, con vaqueros, chalecos, camisas de cuadros…además llevaba una gran barba poblada para tapar una cicatriz que le cubría media cara, porque en un viaje en moto a un pueblo cercano su moto saltó en un vadén, y un alambre de espino de una valla lo frenó, marcando para siempre su mejilla, como los tipos duros de verdad.

A él le afectó tanto como a todos la muerte de la abuela, en su caso su madre, y creo que esto hizo que su problemilla con la bebida se acelerara. Tanto que un 5 de Noviembre, como hoy, su páncreas reventó y no le dejó despertar. Aunque sé que no le dolió y que murió calmado, no pude comprender como alguien se iba a los 34 años y menos por beber. No era de grandes borracheras sino de un par de medios y de cubatas al mediodía y otro tanto por la noche, pero está claro que a golpes de olas se caen los acantilados. Por eso siempre procuré no engancharme al alcohol, no quería darle a mi madre el mismo disgusto que había sentido viendo el declive de su hermano.

Hay veces que me pregunto, porque no soy capaz de preguntárselo a mi madre, si duele más la muerte de un hermano o de una madre, porque espero nunca poder saberlo.

Creo que es todo por hoy; donde quieras que estés te envío un abrazo y que sepas que aunque hace mucho tiempo que no nos vemos aún puedo lamento el día que te quité la silla y te caíste de culo en mi casa. También guardo otras cosas tu risa, el olor de tus abrazos y la tosquedad de tus manos. Aunque lo que nunca podré olvidar es cuando te tomabas tu ensalada de postre mientras veías el empezar de una peli, te bastaba ver el león o la torre de radio emitiendo, y decías: esta ya la he visto yo.

~ por Kin El Bravido en 05/11/2007.

2 comentarios to “Mi tío José”

  1. pues sí, ése era mi tito josé. yo aún más pekeña q el kin, y, no sé por qué, lo sentía más cercano a ese personaje q a mi abuela. me pareció tan injusto q se muriera así, cuando tenía proyectos para cambiar su vida. siempre están esos consuelos de la voluntad de dios, de su sentido de la vida en el mundo, q a mí no nunca me consolaron. el tito rebelde de la familia era un solitario, introvertido, noble y cabezón, q le costaba pedir ayuda, q daba amor a su manera. yo recuerdo de niña, qué serían? a los 5, a los 6 años? q hacía como q un perro me mordía el culo y él ladraba xa asustarme, y luego reírnos.
    alguna vez, a los tiempos, sueño con él, y sé q como entonces su presencia es difusa, no muy constante, xo sincera y profunda.

  2. Me gustó el artículo que posteaste.

    Ya que pasaba te invito a conocer el sitio sobre motos modificadas que hicimos con unos amigos:

    Espero que te pases! Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: