Las marcas de los grandes momentos

Hay días y noches de esos que te lo pasas de P.M., vuelves a tu casa y te das cuenta de que has echado bien el rato. No sé si me explico, me refiero a que te echas en la cama y las manos te huelen a sexo (y no es el tuyo); o te tocas la pierna a la mañana siguiente y tienes un moratón, entonces recuerdas como te lo hiciste y te ríes de que no te dolió en ese momento chocarte contra una farola; o te relajas por el cansancio del día de campo con tus amigos.

Esta noche tengo uno de esos estigmas de los grandes momentos, huelo a humo  aunque meta la nariz donde la meta. Estoy recién duchado y he metido la nariz en la quesera y sigo oliendo humo. Al menos sé que el humo durará menos que este gran día de perol con los amigos. Me voy a la cama (son las 22:43), buenas noches.

~ por Kin El Bravido en 01/11/2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: