Soluciones Bravidas Ep.1

A lo largo de vuestra vida os pasarán muchas situaciones un poco más comprometidas. Siempre vienen bien saber qué hacer en una situación límite y creo que a través de mis vivencias, puedo contaros qué hacer en las que he vivido yo. Hoy hablaré de una de las situaciones límite más duras y horrorosas que hay:

¡¡EL APRETÓN EN EL SERVICIO PÚBLICO!!

 

Primero es mejor describir la situación, estás en una discoteca, un pub, en tu lugar de trabajo, en la facultad, en feria – ¡qué horror! – o incluso andando por la calle. Siente como un aire corre por tus tripas, al igual que cuando sientes aire por las tuberías viejas del piso de tu abuela (o en el de estudiantes donde vivías). Sabes que algo dentro de ti no va bien, pero normalmente decides intentar a ver si sale algo sin que manche en un paseito solitario. Luego vuelves a donde estuvieras y procuras que tu organismo vuelva a la calma. Cinco minutos después sabes que el cuerpo no ha podido vencerlo, que es torrencial, ácido, y pestilente, y sobre todo sabes que tiene que salir.

Así que sales desesperad@ en busca de un servicio y cuando llegas te lo encuentras hecho un asco y aquí viene tu gran problema: hay prisas, no hay papel, hay agua en el suelo – quieres pensar que es agua -, no hay fregona, hay premio en el W.C., no hay cadena en la cisterna, hay “humedad” en los bordes, no hay asas en las paredes – esto lo vi en el camping de Tavira de Portugal muy práctico – ..etc…Es el único water disponible y estás en el W.C. de Trainspotting: un water sin tapaderita, con el borde amarillento con gran vellosidad púbica salpicándolo, la cisterna está arriba y en vez de una cadena han puesto un cordel, en antaño blanco. Sospechas que la cisterna no funciona por el contenido del innodoro, pues es imposible tanta acumulación a drede. El papel que hay también está humedo, y sospechas que el habitáculo debe de estar cerca de una fuente de aguas subterráneas porque no es normal la humedad del sitio. Bien, pero ahora vamos al lío, te surgirán estos problemas:

  1. ¿Cómo sentarte si el borde está empapado y el papel que pusieras traspasaría rápidamente?
  2. ¿Cómo vas a bajarte los pantalones si como rocen el agua pestilente, en la cual has chapoteado al entrar, te trepará la pozoña y la podredumbre marcándote de por vida?
  3. ¿Cómo harás para que una vez tu estrellita implosione, como si de un motor de 2 tiempos se tratara, sin que las “salpicadas” del impacto no rocen tus mejillas más extensas?
  4. ¿Cómo vas a hacer para limpiarte con mísero clines que guardas en el bolsillo de casualidad, todo ese torrente que baja?

Bien, ahora voy con las soluciones.

  1. Bien, acabas de llegar a la taza, y tiene el borde lleno de líquido, tienes dos opciones: tendrás que truñir en vilo – ideal si sabes que acabarás pronto- y la otra es apoyar tus manos en las paredes como si fueras un Cristo, con los brazos extendidos para reducir el peso que irá a tus piernas flexionadas. Tanto una como otra es una tarea pesada y que requiere algo de esfuerzo, si ves que hay cansancio reincorpórate de vez en cuando procurando, si tienes pene, que ninguna gotita traicionera caiga sobre tu ropa.
  2. La técnica para evitar el mojado de tu ropa es perfecta si llevas pantalón, ropa interior con goma fuerte y calcetines. Deberás de hacerlo todo rápido, pues el tiempo apremia. Remángate los pantalones y mételos debajo de tus calcetines -look Steve Urkel -. Una vez hecho esto, bájate los pantalones hasta las rodillas, abriendo bien las piernas para que no bajen más, baja tus gallumbos y pásalos por encima del pantalón, aprovechando la fuerza de la goma de los calzoncillos para que aprisione al pantalón y no deje que baje más. Esta técnica fue inventada por mí en una mañana diarréica en peritos, la 2º vez ya se me encendió la bombillita.
  3. Para esta cuestión es fundamental que aprendas a controlar bien tu arito de cuero. Tendrás que hacer la conocida técnica del “Reloj de Cuco a las 12 clavás”. Esta técnica consiste en agacharse acercándose al agua, y apretar para falicitar la expulsión, pero justo en el momento en el que notas que ha salido, levantarse lo más rápido posible. Es fundamental retraer toda la metralla, para ello hay que procurar que salga “porción a porción” para evitar que una gran carga de profundidad levante mucha cantidad de agua, o lo que sea ese caldo marrón que hay en el w.c. De esta manera, agachando – dosificando la porción- expulsando – levantando briosamente, realizaremos una defecación sin riesgos de mojado nalgal.
  4. Es fundamental en tu vida que siempre tengas un paquete de clines encima – yo siempre llevo un paquete bien gordo -. Has expulsado al rival más débil, tu cuerpo descansa y has terminado de sudar, pero él en represalía intentó aferrarse a donde pilló, hasta los últimos pelillos. Se me olvidaba, por bien que te sientas: ¡¡NUNCA MIRES ABAJO!!. Ahora bien, si tienes un paquete repleto en estos momentos, te llenarás de sana alegría. Siempre que oigas tronar y sepas que va a llover deberías de procurarte algo de papel entre tus amigos o buscarlo. Sino has podido procura conseguir un clines para hacer el famoso “método vietnamita” de limpiado de traseros; a unas malas coge un trozo de tela, incluso arranca el de las cortinas del sitio o servilletas de bar. Este método sirve para limpiarse aquellas partes tras el acto aliviatorio,  sin necesidad de tener mucho papel. Supongamos que sólo tienes un trozo de papel de 4×4 cms. Elige el dedo de tu mano más hábil, con menos uña y que menos tengas la tendencia de llevarte a la boca – vayamos a errores tontos posteriores-. Atraviesa el papel lo más centrado posible con ese dedo de forma que le quede una graciosa baberola. Ahora procura limpiar bien tu traserete con el dedo. Una vez limpio, sube el papel procurando la máxima fricción con el dedo. De esta manera quedará limpio el dedo, eso espero, y el culete. Si ves que las mejilllas o el vello ha quedado afectado tendrás que doblar el papel por la cara interior – sino ensucias en vez de limpiar – y procurar darle a las zonas que más manchen.

Bien, creo que si me has hecho caso, podrás salir del baño con un mínimo de dignidad y sobre todo más relajado.

Anuncios

~ por Kin El Bravido en 11/08/2007.

Una respuesta to “Soluciones Bravidas Ep.1”

  1. madre mía, he tenido pesadillas mejores que estar en esas condiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: