El verano…llegó

Son consecutivas las madrugadas

en las que un heraldo me visita,

y cantándome al oido, me irrita,

volando rasante, me da pasadas.

Si fueran más débiles tus aladas,

si no me dejaras la piel rojita,

iría desnudo y untado en salsita,

para mayor placer en tus veladas.

Como dejar de molestar no quieres,

he tomado una solución funesta

y finalizaré con tus placeres,

que a cualquier bellodurmiente molesta:

te ataré las patas, verás como eres,

y cantaré hasta que quedes sin siesta.


Anuncios

~ por Kin El Bravido en 04/07/2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: