La muerte de un coche

Ayer entregué el coche para el desguace. Al final preferimos el plan prever y no complicarnos intentando vender un coche que no sabíamos cuanto tiempo estaría en la puerta cogiendo polvo hasta que se vendiera.

El coche pasó la itv hace 8 días, pero los 2 ó 3 compradores interesados no movían pieza y el tiempo pasaba…Así que tomamos esta decisión.

Y parecerá una tontería, pero nos ha dado pena. Nunca pensé que un coche pudiera conmovernos como si fuera una mascota y sentir  lástima.

Ayer cuando llevé el coche a la Toyota sentía que dejaba a un perro viejo en la puerta del veterinario para que le pusieran la inyección letal por no encontrarle un dueño que se hiciera cargo de él. Supongo que el sentimiento tiene que ser parecido, porque nunca he tenido perro, lo más una tortuga y un hamster.

Espero que me veas desde el Cielo de los Ford Fiestas y te acuerdes de que te aunque te he cambiado por uno más joven y potente, te echo de menos y nunca te olvidaré.

Anuncios

~ por Kin El Bravido en 05/06/2007.

Una respuesta to “La muerte de un coche”

  1. Muy mal, Kinito, él no te lo hubiera echo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: