Del gallo a la gallina

Desde el comienzo de los tiempos, el ser humano se despertaba con el canto del gallo. Hoy día, aunque mucha gente usa el despertador o la alarma del móvil, y sobre todo gracias a la introducción de la mujer al mercado laboral, a mí me despierta a diario la gallina.

Realmente no es una gallina única, sino que alguna gallina del gallinero de mi patio canta o cacarea o patalea, y por supuesto, nunca después de las 7 y cuarto. Tengo varias gallinas y realmente algunas cantas más fuerte que otras, pero las podría clasificar en:

  1. Gallina vieja: Las pobrecitas cantan o cloquean con su gallo cuando se despiertan, y claro las aves mayores duermen poco. Me consta que están enferm@s y algo sord@s, por lo que de todas las aves del gallinero, son las que menos me molestan (aunque canten los dos, es la voz de ella la que me despierta).
  2. Gallina loca: Esta gallina tampoco tiene la culpa, la pobre gallinita tiene una enfermedad mental y toma antidepresivos. No puedo echarle la culpa por cantar a las 7 de la mañana por el patio, ni por ponerme la radio con Camela o con grupos similares a esa hora. A la que sí le echo la culpa es a su mamá, porque podía bajar un poco la radio, pues todos no tenemos que levantarnos a las 7 y sobre todo porque suele cacarear con tanta fuerza que se oye por encima de la radio, y eso que la pone a volumen “Calle del Infierno”. Estos días te levantas de la cama con el cuerpo agotado y el corazón en un puño.
  3. Gallina ocasional: Estas gallinas no acabo de localizarlas, seguramente serán más de una. Tenemos la gallina joven que vive en un piso con varias, esta sube las escaleras hablando con otras pero con poco cuidado, de tal manera no sólo oigo sus tacones golpeando el suelo, sino que además me entero sus historias con gallos; también tenemos la gallina madrugadora que debido a que otra gallina la ha despertado, se pone a hacer el desayuno de manera enérgica despertándome a mí, que en esa ocación había aguantado el embite gallináceo inicial; la gallina con muchos pollos, claro te pones a hacer desayuno para 6 ó 7, y es lógico que las probabilidades de que se le caiga un plato aumenta, ¡y con que se caiga uno ya me despiertas!. Sus platos tienen que ser buenísimos, porque siempre se le cae uno y no están arruinados, estoy por regalarles platos de plástico.

Estas son las aves que me despiertan TODOS LOS DÍAS, sin excepción. Resultando que duermo una hora menos de lo que mi cuerpo pide y modificando mis esquemas de sueño, ya que ahora me acuesto sobre las 23:30 o 00h, para ganar la hora que pierdo a las 7h de la mañana por las dichosas gallinas.

    Anuncios

    ~ por Kin El Bravido en 16/05/2007.

    2 comentarios to “Del gallo a la gallina”

    1. Creo que deberias mostrarnos esa pedazo de foto disfrazado de Jack Sparrow :_D

    2. Prometo que pronto os cuelgo las fotitos de Kin Sparrows, pero de momento no quiero hablar de esa ave – sparrow -, sino de las gallinas. ¿Nadie las padece?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

     
    A %d blogueros les gusta esto: